Noche de memoria de Alexander Tripolitov

Olga Markelova.

Es mentira que el tiempo sana, especialmente cuando alguien querido ha dejado para siempre nuestro mundo de vanidades. La memoria humana está fuertemente sujeta a los acontecimientos, sentimientos y, por supuesto, a individuos específicos. Y el tiempo traicionero esconde nuestras emociones, actividades y acciones en la memoria. Para que entonces, en un instante, de repente voltearnos el alma con un gemido sordo:

“Recuerdo todo, Alex,

Recuerdo todo …

Como pasamos por el agujero del alminar,

Lo que está superior a las fuerzas del ladrón de Bagdad …

Y entonces te paraste solo en la cima,

Como un verdadero muecín…”

(Sergey Krutko)

 

Y se me corta la garganta, me cuesta contener las emociones. No conocí personalmente a Alexander Tripolitov, solo sé de él por las historias de mis amigos: Sergei, mi marido, y Alexey Vasiliev, nuestro amigo, el periodista de Crimea, y, además, por escuchar sus canciones. En ellas están los bocetos de la calle, confesiones autobiográficas, sueños frágiles y una nostalgia casi del emigrante. CANTABA sus poemas. Fue un bardo de Crimea, un “gitano helénico”. Uno de mis favoritos es la “Canción de los loros”, donde en la superficie está la historia de un loro sobre la familia donde vive, una niña que amaba las muñecas, un órgano de barril fuera de la ventana. Pero estas líneas: “… Vivía en una jaula vieja, considerando ingenuamente, que un loro sin jaula es un loro desamparado…”, ¿no se tratan de nosotros? ¿No es que la vida, el trabajo es prácticamente la misma jaula?

“Vivía modestamente en las afueras de Simferópol y sin ser un advenedizo, no trató de promover su creatividad por medio de los codos. Cantó en su casa para sus amigos, en las calles para los vecinos, en el club de los cantautores “Talassa” para los que aman este género” -cuenta Sergey Krutko sobre Alexander. “Cuando en el año 1984 el famoso Bulat Okudzhava visitó “Thalassa”, todos trataban de abordar al maestro para que escuche a cada uno, Alex se limitó a sonreír y dijo que era mejor escuchar a mismo Okudzhava y aquella noche no presentó sus canciones”.

Pero el pasado 9 de diciembre, en la noche de Musa Rusa dedicada a Alexander Tripolitov en la memoria de 55° aniversario de su nacimiento y 30 años de la grabación de Eupatoria, sonaban las canciones de Alexander Tripolitov. Fueron interpretadas por Olga Vasilchuk, Dmitry Ordansky, Alexander Lótarev y Alexander Gusachenko.

El documental “Mi nombre es nadie”, creado por Alexei Vasilyev y Sergey Krutko en 2012, nos llevó a las calles de Simferópol, recreando vívidamente el ambiente de aquella época. En la pantalla salió cantando Alexander Tripolitov en persona. “Hay gente con una sensación de libertad dolorosamente exagerada. Para estas personas, la libertad no es solo la ausencia de muros carcelarios alrededor. Intentan contarnos sobre eso, gritarlo en sus poemas y canciones. Cuando la gente los deja de oír, perecen… Así fue Alexander Tripolitov. El nombre de Alex rara vez se ve hoy en los artículos sobre cantautores. ¿Lo olvidaron? ¿O ya no es uno de nosotros? Fue un cantante de las afueras de la ciudad, un romántico urbano. Un intérprete de romances urbanos…” -dice Alexey Vasiliev, un reconocido periodista de Crimea, que conoció personalmente a Alexander.

“Por buena suerte, las estrellas una vez se pusieron en la posición para que la primera grabación de Alexander Tripolitov en estudio tenga lugar. ¡Así que tenemos un aniversario más! ¡Es el 30° aniversario de la grabación de Eupatoria! 30 años + 1 mes, el 9 de noviembre de 1987, un lunes, durante todo el día y la noche en la Casa de Cultura de la Fábrica “Vympel” (conocido entre la gente como la de “radiolámparas”), se hizo la famosa grabación de Eupatoria. El acompañamiento en el piano y el acordeón lo hizo el subdirector de la Casa de Cultura de la Fábrica, tal Alexander, lamentablemente, no recuerdo su apellido. Yo fui el ingeniero de sonido en la grabación.”

 

Sergey Krutko.

Alexander Tripolitov llegó el 7 de noviembre de Simferópol en compañía de Alexei Vasilyev y Mikhail Surikov para las “celebraciones de noviembre”. Caminábamos por la ciudad de otoño, que estaba celebrando el 70° aniversario de la Revolución de Octubre, y chocamos con Konstantín Yaremko, el organizador de las primeras discotecas en Eupatoria en los años 70. Siendo solo familiar conmigo y viéndonos cantar con una guitarra canciones para nada revolucionarias, preguntó sobre los planes de nuestra empresa informal.

Presenté a los invitados con Konstantín y les dije que había soñado durante mucho tiempo con ayudar a Alexander Tripolitov a hacer una grabación de sus canciones en estudio, con un buen acompañamiento. No existían teléfonos móviles, y por eso Konstantín tomó un papel y anotó el número de teléfono de la Casa de Cultura de la “Vympel”, donde trabajó su amigo Alexander, y dijo que si le llamamos de su nombre el lunes, entonces, Alexander nos ayudaría sin falta. ¡Y sucedió! Alexander, que nunca antes había conocido a nosotros, al escuchar la canción “Natalie”, pospuso todos sus trabajos y se dedicó todo el día a la grabación…” – dijo Sergey Krutko.

“¡Me gustó mucho Tripolitov! Es una interpretación excelente y una voz característica. Es una pena que ya no está con nosotros… “, escribió el famoso Boris Rubashkin en una carta personal.

“A principios de 2017, -continúa Sergey Krutko- me escribió una escritora polaca Bożena S. Bart, que insertó un extracto de la canción de Tripolitov “Natalie” en su novela: “… Mientras trabajaba en mi último libro, todo el tiempo me parecía que algo faltaba. Y cuando escuché la canción “Natalie” de Tripolitov interpretada por Lidia Adelshinova, estaba completamente eufórica e inmediatamente todo encajó. Me gustó tanto la canción que siempre la escuchaba e inserté un fragmento en mi libro recién publicado”. Más tarde nos informó que dio uno de sus libros a Alain Delon: “Dos libros en septiembre dejé en París, uno con mi amiga y el otro con Alain Delon (es el libro dedicado a él). ¡Ahora un fragmento de la canción de Tripolitov sobre París está en París!”

Con una de las canciones más famosas de Alexander, “Natalie”, interpretada por Lidia Adelshinova y el grupo creativo “Simferópol”, en el marco del proyecto “Los nombres olvidados de Crimea”, fue filmado recientemente un vídeo musical, que los espectadores de Costa Rica tuvieron la oportunidad de ver en el programa “Hoy con Penélope” por el Canal 9 de televisión en 2016.

La noche terminó con una mesa de buffet tradicional.

“La creatividad no muere, la poesía es eterna. Especialmente cuando sus custodios son los conocedores, fanáticos, unos verdaderos amigos…” (Alexey Vasiliev).