PERSONAJE DEL MES: Arthur Mitinian

Elena Polster.

Arthur, nuestro compatriota del Cáucaso, es un militar profesional que en la década de los 1990 tuvo que dejar su Tiblisi natal y mudarse con toda la familia al otro lado del océano. En una nueva tierra y rápidamente encontró aplicación a su conocimiento y experiencia. Abrió dos empresas privadas y ahora está trabajando con éxito educando a los costarricenses en las tácticas de supervivencia y defensa en caso de ataques armados, así como lleva a cabo una importante labor para identificar e investigar los delitos financieros y otros dentro y fuera del país.

 

Arthur Mitinyán es un hombre bien conocido entre los compatriotas rusoparlantes en Costa Rica. A pesar de su aspecto severo, es una persona amable y cariñosa que ha patrocinado a la comunidad rusa en repetidas ocasiones.

– Arthur, hace tiempo que soñaba con conocerlo y ahora es el momento de hablar “de corazón a corazón”. Cuéntanos acerca de su vida antes de venir a Costa Rica.

– Nací y crecí en Tiblisi, de padre armenio y madre georgiana. Él era militar y trabajó como asesor en Angola. En los últimos años se pasó por completo a las actividades deportivas y fue el entrenador principal de ejercicio de tiro del Distrito Militar de Transcaucasia, siendo también juez de categoría internacional en grandes competiciones. Cuando colapsó la Unión Soviética, él, como muchos, no pudo encontrar un lugar dentro de las nuevas circunstancias y pronto murió. Mi madre era directora del sistema de alimentación pública para “Voentorg” (una organización militar de comercio); el trabajo era muy estresante y murió bastante joven de un ataque al corazón antes de llegar a los 60 años. Yo tuve dos hermanos: uno murió también de un ataque al corazón y el segundo que trabajaba en la policía, fue asesinado en 1989. Así que ahora toda mi familia está aquí en Costa Rica.

Me gradué del Colegio Superior de Comando de Armas Combinadas de Bakú (BVOKU) y también de la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgia (a distancia). Trabajé en Georgia y más tarde me trasladaron a Moscú y trabajé allá por largo rato en el sistema del Ministerio de Defensa como funcionario del servicio de seguridad de las Fuerzas Armadas de la URSS. Tuve que participar en operaciones militares y luché con rango de capitán en el batallón # 781 de inteligencia. En 1993 dimití a causa del viaje al extranjero.

– ¿Y cuándo conoció a Olga?

-La conocí en Tiblisi donde estaba practicando nado sincronizado y era miembro de la selección nacional soviética. El primer día, al verla, le hice la propuesta y ella dijo que sí y hemos vivido juntos ya muchos años; nuestra hija Violeta nació en Georgia y Anita, en Costa Rica. Ambas son bellas, excelentes estudiantes y deportistas.

– Es increíble! ¡Verdadero amor a primera vista! Y algunas personas dicen que no existe. ¿Y por qué llegaron precisamente a Costa Rica?

– En 1993, cuando hubo una “transición suave” a una nueva formación político-económica, nos dimos cuenta de que el país, como lo conocíamos, ya no existía y decidimos irnos. Primero fuimos a Nicaragua y luego vinimos a Costa Rica. Aquí teníamos amigos: Yury Bagdasarov, Yánochka y Anna Tavgazovy, su madre Marina. Alquilamos una casa al lado de ellos, en Curridabat. Yana me ayudó a sacar el carnet de refugiado político. Y otra amiga, Sofía Yassine, me presentó a Manuel Mora Salas, hijo del fundador del Partido Vanguardia Popular Manuel Mora Valverde. Él es especialista en armas, graduado de la Academia Militar Dzerzhinsky. Cuando conocí a los comunistas de aquí, ¡me sorprendieron de que fueran más comunistas que todos los comunistas que había conocido! Son personas absolutamente creyentes en el futuro luminoso. Manuel me ayudó mucho, me llevó con un amigo que tenía la empresa de seguridad privada SIP, que todavía existe. Estuve allí preparando gente para la técnica del arresto, las técnicas de combate de autodefensa y el tiro con armas de fuego. En ese entonces, por supuesto, no podía decir una sola palabra en español. Me ayudó mucho Olga Selezneva: tradujo del ruso al español mis conferencias y luego yo las memorizaba. ¡Llegaba a trabajar y las pronunciaba como un loro, sin entender lo que estaba diciendo! Así es como comencé mi carrera en Costa Rica. En general, nadie necesitaba mis lecciones, Costa Rica en aquellos años era un país muy pacífico y estas personas confiaban en que nunca se sucedería nada terrible. Me pagaban muy poco allí, más que nada para ayudar. Ni siquiera tenía suficiente dinero para los pases del bus y a menudo tenía que caminar desde Calle Blancos a Curridabat. Recuerdo que en aquellos días soñaba en comprarme al menos una bicicleta. Y entonces comencé a escribir poesía. Es aburrido caminar tan lejos y las rimas de las estrofas se ajustan perfectamente al ritmo de los pasos. Y si estaba en el autobús, también hacía poemas en vez de jugar con un crucigrama. Luego ponía música a estos poemas y se formaron canciones.

Me di cuenta de que no podía continuar así por más tiempo. Entonces tuve un bueno amigo aquí, Mikhail Luzhansky, que encontró peleas clandestinas chinas. Comencé a participar allí y, usando mi entrenamiento militar y una excelente forma física, ganaba en todas las competiciones. Era una lucha casi sin reglas, los competidores a menudo eran enviados a un completo nocaut, sin embargo, nadie murió, por dicha. Los chinos organizaban un gran sistema de apuestas, y en una pelea era posible ganar de mil a tres mil dólares. Ahora este deporte ya está legalizado, se llama MMA, pero antes era completamente ilegal. No pasé mucho tiempo en la lucha de puños, solo alrededor de 6 meses. Pero acumulé un pequeño capital y en 1997 pude abrir mi primer negocio: el club de tiro. Allí dimos lecciones no solo sobre disparos con armas de fuego, sino también sobre defensa propia. Luego, en 1998, el club creció hasta convertirse en una empresa seria, que hemos denominado «Grupo Europeo de Expertos en Seguridad S.A.” Casi todos los bancos en Costa Rica fueron clientes nuestros, les dimos un programa único: qué hacer antes, durante y después de un robo bancario, dirigido a cajeros y empleados que están en el primer piso. Es muy importante comportarse correctamente durante el robo para no ser víctima de un gatillo oprimido sin querer. Y otro programa fue dirigido a la directiva superior de los bancos y enseñaba cómo crear un comité de alarma en caso de toma de rehenes a cambio de un rescate. Cada banco debe decidir con anticipación quién dirigiría este comité y quién será responsable de las negociaciones con los delincuentes.

En esos mismos años, decidí aprender algo más y tomé un curso en la línea de expresiones faciales y micro mímicas en el sistema de Paul Ekman.

Y luego me puse a trabajar en lo que más me gusta: pesquisas privadas. No hay una sola compañía aquí que haga esto como un propósito serio. Hay algunas personas que se llaman detectives, pero de hecho recopilan información de las redes sociales y corren detrás de un cliente con una cámara; esta no es una investigación seria, estas personas no tienen suficiente conocimiento, ni experiencia. En 2008, fundé la empresa “General Investigation Agency”, el cual es mi trabajo principal hasta la fecha.

– Cuéntanos sobre algunos casos interesantes que tenía que investigar.

– Todos los días la gente recurre a nosotros en busca de ayuda por lo que tenemos mucho trabajo interesante. Ahora, por ejemplo, estoy llevando a cabo el caso de una mujer que fue víctima de la corrupción en un municipio de Costa Rica. Se dio cuenta de que el alcalde recibió un soborno para declarar a su competencia como el ganador de la licitación. Nuestra empresa encontró la evidencia innegable de este hecho y estamos por presentarla al alcalde. La mujer quiere que el alcalde le entregue la licitación, de lo contrario, dará a conocer el hecho de la corrupción y habrá un gran escándalo tipo ‘cementazo’.

También tuvimos un caso familiar muy interesante. Un hombre pidió investigar a su esposa porque se comportaba de manera sospechosa; él pensaba que ella lo estaba engañando. Revisamos y descubrimos una situación sin precedentes: ¡resulta que esta mujer ha estado engañando a su marido con su ginecólogo durante 15 años! De hecho, durante toda su vida matrimonial. Pero lo más interesante fue que los niños que crecieron en la familia no eran del marido legal, ¡sino del ginecólogo! Pudimos tomar una muestra de su sangre y demostramos el parentesco. El esposo, un hombre rico y poderoso, estaba furioso y quería matar a los dos. Lo disuadí: le dije, no prives a los hijos de la madre, pero, además de lo que tu esposa te ha engañado, también irás a prisión. ¿A quién castigas mientras haces esto? Entiendo lo que sientes, pero eso no va a resolver tu problema. Todavía eres un hombre joven, puedes formar una nueva familia. “Te ayudaré”, le dije. Él me hizo caso y se calmó. Por honorarios adicionales, nos aseguramos de que el ginecólogo se haya comprometido a pagarles una pensión alimenticia a los niños hasta que lleguen a ser adultos, de lo contrario todo el asunto sería público y la carrera de un médico exitoso de mujeres ricas de Escazú se acabaría y estallaría un escándalo tremendo con la esposa e hijos legítimos. A los niños entonces no se les ha dicho nada y la pensión alimenticia se formalizó, como si la hubiera pagado el esposo divorciado. Después de todo, él amaba a los niños como si fueran suyos, ¡los crio desde su nacimiento! Ahora este hombre tiene una nueva familia y mantiene excelentes relaciones con los hijos de su primer matrimonio.

– ¿Usted también se ocupa de los casos de robo?

– Sí, tuvimos un caso de robo mayor. A través de Internet nos contactó un grupo de personas de Suiza quejándose de que uno de sus asociados les había robado piedras muy caras (corindón, del que se producen los zafiros). Con el pretexto de que encontró un comprador y necesitaba presentarse como propietario mayoritario, hizo un papel que todos los integrantes del grupo firmaron, pero de hecho solo poseía el 10% del capital. Ellos no planeaban vender estas piedras, pero aceptaron debido a la crisis. En realidad, no existía ningún comprador y este hombre se apropió de las mismas utilizando el documento y las colocó en otro banco a su nombre y desapareció. Pero lo encontramos de la misma manera a través de Internet por medio de un programa especial que por correo electrónico determina la dirección física de la persona. El resto fue una cuestión de técnica. Fui adonde estaba este hombre y le presenté la demanda. Por supuesto, comenzó a hacer un escándalo y quería llamar a la policía. Pero estábamos bien preparados para la ocasión: le mostré copias de todos los documentos y fotos que bajamos de su sitio web y que comprobaban que el hombre es un pedófilo y no solo sexualmente abusaba de muchos niños, sino también pagaba constantemente a uno de ellos por servicios sexuales; encontramos a este adolescente y lo convencimos (por un pago extra) para que escribiera una demanda a la corte. “Si no quieres perder toda tu carrera exitosa (y este hombre era militar) y, además, no quieres que tu madre descubra que eres homosexual, firma ahora el documento, el abogado está sentado en el automóvil esperando”. Él firmó, y las joyas fueron devueltas a sus legítimos dueños.

– ¡Es realmente una historia para una película, Arthur! Ud dijo recientemente que amenudo viaja a los Estados Unidos. ¿Dónde trabaja allí?

– La compañía se llama “General Investigation Services”, opera en Florida y fue fundada por Steve Dudnik, un ex agente del FBI. Trabajo allí principalmente como analista y me llaman cuando se trata de fraudes financieros graves, así como también los casos que involucran a Latinoamérica. El trabajo es más significativo allí y pagan mucho más, así que últimamente he estado trabajando más en Estados Unidos que aquí. Recientemente investigamos un caso sobre el robo de 12 millones de dólares a un banquero estadounidense por parte de un empresario mexicano. A través de nuestros canales, encontramos diferentes bienes inmuebles de esta persona y enviamos un abogado por allí. El abogado embargó esas propiedades y después de eso el hombre apareció y se sentó a la mesa de negociaciones. Cuando investigamos casos, no perseguimos a los delincuentes, sino que ellos vienen con nosotros. En los Estados Unidos, esto nunca se ha visto y estos son los métodos habituales de trabajo en las estructuras en las que una vez me preparé. Después de eso, me dieron inmediatamente un contrato directo.

– ¿Qué idioma habla en Miami?

– El inglés, por supuesto. Aprendí el idioma leyendo muchos libros y también hablando con estadounidenses.

– Arthur, ¿por qué en Costa Rica en los últimos años ha habido tanto aumento del crimen?

– El hecho es que antes Costa Rica era un país tranquilo y pacífico usado solo para el tránsito de drogas ya que los narcotraficantes lo mantenían neutral y donde se reunían con calma, se comunicaban y decidían sus asuntos. Pero ahora esto ya no es así. En el 2008, cuando comenzó la crisis en los Estados Unidos y en otros países del mundo, el tráfico de drogas también cayó demasiado y los cárteles “repartieron” Costa Rica, la hicieron parte del mercado de las drogas y al mismo tiempo, dividieron en zonas: mexicana, colombiana, dominicana y otras. Todo el tráfico de drogas está bajo la dirección de grupos extranjeros y todos tienen sus propios representantes costarricenses aquí. En Costa Rica, desafortunadamente, no hay suficiente infraestructura para hacer frente a este negocio delictivo. Es bueno que los estadounidenses ayuden mucho: prestan sus especialistas, regalan equipos y tecnologías especiales. Pero dado que el sistema de aplicación de la ley en sí es muy pobre, los salarios de los policías locales son bastante bajos, el sobornar a cualquiera no es difícil. Si a una persona se le ofrece de 10 a 15 mil dólares por una sola información, entonces nadie puede resistir, por lo que es muy difícil mantenerse dentro de los “límites de lealtad”. Los traficantes de drogas poseen enormes sumas de dinero y no se les hace difícil sobornar a cualquiera inclusive hasta a un diputado. Mientras todos los “reyes” están en su lugar, el ambiente aquí está más o menos tranquilo, el comercio está en toda marcha. Pero tan pronto como en algún lugar de Colombia, en los Estados Unidos o en México arrestan a un líder importante, inmediatamente las pandillas vecinas comienzan a apoderarse de “sus” parcelas. Cuando el grupo decapitado elige un nuevo jefe y comienza a restaurar los mercados, una ola de asesinatos comienza en diferentes países… Este es un proceso habitual y ahora, por desgracia, tocó a Costa Rica. Así que ahora este país está lejos de ser tan tranquilo como antes y hay mucho trabajo para el negocio de la seguridad. La gente se está escondiendo tras altos muros.

– ¿Y cuáles son sus planes para el futuro?

– Tengo muchos. Me gustaría presumir de que hace tres días recibí una buena noticia y muy importante: fui elegido miembro de la Asociación Internacional de Investigadores Privados (IAPD), una organización muy importante sin fines de lucro cuyo centro está en Europa e incluye más de 120 países y alrededor de 3 000 profesionales. Es un grupo muy cerrado, como Interpol, y no es fácil entrar allí. Los candidatos son examinados con mucho cuidado y eliminan a todos aquellos que tienen al menos una manchita en sus carreras. Ahora, con la ayuda de esta asociación, puedo directamente, sin ningún obstáculo burocrático, solicitar la información necesaria a los detectives de diferentes países. Y, además, me nombraron representante oficial en toda América Latina. Ahora todos los detectives privados de países latinoamericanos me podrán solicitar apoyo. Es un gran honor y una gran responsabilidad.

Y lo más ambicioso que ahora queremos hacer es fundar el Colegio Profesional de Detectives Privados en Costa Rica. Después de todo, casi todos los profesionales aquí tienen sus colegios: médicos, contadores, economistas y periodistas. Solo los detectives aún no se han organizado, y esto es muy importante porque hay un montón de charlatanes, detectives falsos que engañan la gente que ya ha sido engañada, tomando el dinero y luego dejándola tirada. Y no hay forma de encontrar la verdad porque no hay regulación.

– Arthur, también lo conocemos en otro rol: como poeta y cantante.

– Sí, siempre me ha gustado cantar y tocar la guitarra, mis amigos han dicho que yo tengo la voz agradable, pero me era incómodo salir al escenario hasta que Marta Rein me “sacó arrastrado” a la Musa Rusa. Por lo general, canto mis propias canciones porque, como dije, solía escribir poesía, especialmente cuando estaba aburrido o triste, eso se comprende. Ahora no hago poesía, mi cabeza está ocupada con otras cosas. En algún momento organicé aquí el movimiento “Micrófono abierto”, es una lástima que luego de algún modo se agotó. Deberíamos restaurarlo, pero no tengo absolutamente nada de tiempo libre para hacerlo.

Aquí está uno de mis poemas, llamado “Mi Vysotsky”:

Los caballos corren con paso rápido.

Saltando, galopeando y sin descanso.

He tragado mucho vodka,

Lavo la amargura con el aire.

 

Y con este galope, canta mi alma:

Es una canción, o es un réquiem,

Y mis caballos siguen adelante,

Con mi risa y canto del borracho.

 

Mi ángel con una sonrisa insinuante

Sonreía y hacía señas.

Me clavaba en la espalda su dedito grueso,

Empujándome hasta el borde del abismo.

 

Con una sensación entusiasta de la muerte pronta,

Con el ritmo del corazón alocado,

Mi látigo tenso está esperando,

Al acecho, una caída libre.

 

“- Ah, mis caballos rápidos,

¿A dónde me estás llevando?

Siempre son tan fieles,

Esta vez, me están defraudando”.

 

“- Es el tiempo de hoy que los ensilló,

Corran en galope, sin remordimientos”.

Escucho sonar las campanas

Y las lágrimas humedecen mis ojos.

 

Grito y no escucho mi grito.

Mis tensos ligamentos vocales se rompen.

La ventisca blanca comenzó a tocar

Mis sonetos funerarios.

 

La tierra delante se acaba…

Se ha acabado el tiempo de la duda.

Y la oración se corta

Sin la esperanza de salvación…

 

– Arthur, usted que tiene tantas historias de detectives interesantes, ¡podría escribir novelas!

– Sí, muchos escritores de detectives, por ejemplo, Arthur Conan Doyle, han trabajado en inteligencia o en la policía en su juventud, por lo que escribían en base de su propia experiencia. Pero me ocuparé de esto cuando me jubile, mientras tanto tengo muchos años de trabajo duro por delante.