PERSONAJE DEL MES: Stanislav Tkachenko, blogero, fotógrafo, técnico universal y simplemente un muchacho muy agradable

Stanislav, con su familia, vino a Costa Rica recientemente. Después de haber vivido en varios apartamentos, la familia ahora se ha instalado en la ciudad de Atenas. Antes de eso, habían vivido durante varios años en Tailandia. Aquí, como él mismo reconoce, todo cuesta el doble. Sin embargo, por alguna razón eligió Costa Rica y encuentra este país ideal para vivir, aunque no descarta la posibilidad de que algún día vaya a querer moverse a otro lugar. “No estamos atados a ningún país,” – dice él. Stanislav se gana la vida a través de Internet. Cada semana aparecen en YouTube, en el canal “Travel My Life”, sus hermosos videos informativos en los que le cuenta al pueblo ruso sobre su vida en Costa Rica.

Primero conocimos los videos de Stanislav y luego nos reunimos con él personalmente. Para ello, tuvimos que ir a Atenas, una pequeña ciudad situada a mitad de camino hacia la costa del Pacífico.

– Stas, usted me advirtió que se llama así y no Slava, como se solía llamar por costumbre.

– Sí, de mi nombre se pueden hacer varios diminutivos, pero yo prefiero Stas.

– A partir de sus películas, supe mucho acerca de su vida en Costa Rica: cómo buscaban vivienda y han cambiado de apartamento. Por cierto, no he visto sus viejos vídeos tailandeses. ¿Dónde vivía en Rusia y por qué decidió irse de allí?

– En mi vida, he vivido en muchas ciudades y países. Nací en Vladivostok y viví allí durante 4 años y luego me llevaron a Ucrania, donde estuve durante nueve años. Después volvimos a Rusia, cinco años viviendo en Novosibirsk, y luego otra vez en el Territorio de Primorie, en la ciudad de Artyom. ¡Y ahora creo que, probablemente, soy más ucraniano que ruso! Aunque puedo hablar solo un poco el idioma ucraniano. Mi ciudadanía es rusa.

Me gradué de la secundaria y estudié durante 4,5 años en la Universidad Estatal Técnica de Lejano Oriente en la carrera de “Construcción industrial y civil”. Pero después monté mi propio negocio y no volví a clases. Comencé la producción de rótulos publicitarios luminosos, hacía tanto la construcción e instalación de la estructura, como el diseño. En general, me ocupaba de muchas cosas y cambié varios trabajos. Por un tiempo trabajé como vendedor en un almacén de electrodomésticos. Trabajaba en mi especialidad, como constructor: mi padre fue un capataz y trabajé con él. Cuando era estudiante, por un tiempo trabajé como guarda de seguridad, tratando de ganar algo de dinero. Desde la edad de 17 años había dejado de vivir con mis padres y me ganaba la vida solo.

– ¿Y cuando conoció a Verónica?

– Fue en el año 2012. En ese tiempo, ya me había ocupado plenamente de mi empresa, prácticamente vivía en el trabajo. Nika trabajaba como vendedora y le ofrecí que trabajara conmigo. Ella comenzó a atender la oficina y recibir órdenes.

– ¿Qué países ha visitado antes de salir de Rusia?

– Más que nada, hemos estado en China, ya que la frontera allá está muy cerca. Fuimos seis veces a comprar ropa barata o simplemente dar un paseo y comer rico. Siempre he tenido la sed de viajar la que, al parecer, me la transmitieron mis padres. Me gustaba ir a las montañas para acampar, siempre he soñado con los países tropicales. Tuvimos la idea de ir a Bali, pero no pude realizarlo, el trabajo no me daba el chance.

¿Y cómo fue que finalmente fueron a Tailandia?

– Para ese entonces, Nika y yo ya vivíamos juntos, teníamos un apartamento. Y un día ella me mostró una foto hermosa, en la que había un condominio de apartamentos, edificios altos, jardines, una zona de juegos para niños, palmeras, una piscina… Y dijo que, para comprar un apartamento en ese condominio en Tailandia, valía sólo 1,5 millones de rublos. ¡No lo podía creer, porque nuestro apartamento en Rusia costaba dos veces más caro! Miré a mi patio mojado de otoño, a los árboles melancólicos tras la ventana y dije: “En realidad, ¿qué es que estamos haciendo aquí?” Así que en un momento decidimos vender el apartamento e irnos.

– Sí, la juventud es fácil de levantar. Por lo tanto, ¿básicamente se fueron por el clima? ¿Y qué les pareció en Tailandia?

– Por supuesto, el clima cálido es de suma importancia. En Tailandia, vivíamos muy cómodos, los precios allá son bajos, los tailandeses son gente muy agradable, tienen muy buena comida, todavía la extraño. En esos cuatro años, logramos comprar un apartamento, un par de motocicletas, hicimos muchos viajes por todo el país, pudimos invitar a mis padres de visita varias veces, nos casamos en la isla de Samae y en ese país nació nuestra hija. Aprendí algunas frases útiles en su idioma y también adquirí el inglés conversacional hablando con los turistas. Allí empecé a escribir artículos en un blog de viajes y luego grabar vídeos y hacer crecer mi canal en YouTube.

 

– ¿Por qué decidieron trasladarse a Costa Rica?

– Debido a muchos factores principalmente de naturaleza jurídica. En Tailandia, no pudimos conseguir la ciudadanía ni el derecho al trabajo. Y luego supimos que aquí, el nacimiento de un niño en suelo costarricense inmediatamente permite a los padres instalarse a vivir normalmente, tener todos los derechos al trabajo, al estudio, al servicio médico, en igualdad con los locales. Esto, por supuesto, es una gran ventaja. Ya quedan pocos países que son tan hospitalarios con los inmigrantes. Usted puede conocer con más detalle el por qué nos decidimos a trasladarnos a Costa Rica viendo mi video en YouTube (hablado en ruso): https://www.youtube.com/watch?v=i0jJveHHPzg&feature=youtu.be&a Nosotros siempre hemos querido tener al menos dos hijos o más, por lo que nuestro segundo hijo no va a ser una “víctima de Migración”, como se dice aquí. Pero si este hecho nos permitirá obtener la ciudadanía en Costa Rica, será una gran cosa. Por supuesto, si todo sale bien, como estaba previsto.

– ¿Qué sabía usted de Costa Rica antes de venir aquí?

– Poco, no quería rebuscar en Internet y leer un montón de artículos, prefiero venir al país y ver todo con mis propios ojos. Muy gran ejemplo para nosotros fue la familia de Vladimir Tolokonnikov e Irina Petrova, que habíamos conocido en Tailandia. Nos hicimos amigos allí y organizamos la comunidad de habla rusa. Y luego ellos decidieron trasladarse a Costa Rica, tuvieron una hija aquí, por lo que más tarde, también fuimos siguiendo sus pasos. Nos ayudaron mucho. Supimos por medio de ellos, que en Costa Rica todo es muy caro. Así que decidimos tratar de vivir aquí por lo menos un año, y si no nos gusta, entonces nos vamos.

¿Cómo cambió su opinión en el tiempo que ustedes viven aquí?

– Al principio, los altos precios nos chocaron mucho, porque comparábamos todo con Tailandia. Además, el traslado en sí, y con toda la familia, es una empresa muy compleja. Al alquilar un apartamento, en el primer momento vienen las opciones más caras, porque al principio es difícil de orientarse. Pero después de cuatro meses de estar aquí, hemos visto que no puede haber ninguna comparación con Tailandia. Es, de hecho, un país ideal para vivir. Encontramos un alojamiento adecuado, amueblado y de bajo costo, nos acomodamos, establecimos relaciones de amistad con los vecinos, nuestros hijos juegan juntos. Nos estamos acostumbrando a la comida local, empezamos a aprender español.

– ¿Qué otros lugares han visto en Costa Rica? ¿Dónde les gusta vivir, en la capital, en los suburbios o en la costa?

– Por el momento hemos tenido muy poco tiempo para ver lugares, porque no tenemos auto y sólo un par de veces hemos ido a la costa del Pacífico. Y me di cuenta de que el clima allá es caliente, lo que no me gusta. Aquí en Atenas el clima es ideal, cálido y tiene una brisa fresca de las montañas. Y vivir en el centro de San José, para nada, todo está lleno de rejas, muchos autos, el aire es contaminado y hay mucha criminalidad. Así que encontramos un lugar tranquilo para criar a nuestros hijos. Atenas está cerca de las grandes ciudades, si uno lo desea, siempre puede ir a Palmares o Alajuela, es una ubicación cómoda.

– ¿Cómo se gana la vida?

– He estado haciendo la filmación de videos, llevo un canal en YouTube “Travel My Life”, tengo seis cámaras, unos buenos micrófonos. Eso me da un pequeño ingreso. Además, produje y vendo un video de mi curso en línea de consejos para los rusos de cómo trasladarse a vivir en Tailandia. También gano con la publicidad de diversos productos, principalmente cursos de idiomas y otros materiales. Ahora estoy ahorrando dinero para un automóvil, ya que aquí es imposible vivir sin transporte.  En Costa Rica, me gustaría encontrar un trabajo en mi carrera y hacer algo con las manos. Quiero trabajar como operador de video y fotógrafo, llevar a cabo filmaciones de bodas u otras ceremonias, aprovechando de que tengo para esto todo el equipamiento necesario.

– ¿Cuáles son sus planes para el futuro?

– Por supuesto, todo el mundo hace planes por un día, un año o para toda la vida. Pero me di cuenta de que es difícil mirar demasiado lejos, porque todo está cambiando rápidamente en el mundo, pueden introducir visados ​​para extranjeros o inventar cualquier otro obstáculo, hasta cambiar todas las leyes existentes. Incluso el clima puede cambiar en cualquier momento. Pero cuando uno tiene familia, es necesario hacer planes. Los nuestros para el futuro próximo son: dar a luz a un segundo hijo aquí y vivir por lo menos dos años en el país. Me gustaría mucho que mis padres puedan venir e instalarse aquí en algún lugar cerca de nosotros, para que nos ayuden a cuidar a nuestros hijos, que nos dejen a Nika y a mí salir con libertad, aunque sea una noche. Me gustaría comunicarme más con ellos, tenemos una excelente relación. Si nos legalizamos aquí, entonces, también será posible traer a nuestros padres. No estoy seguro de que mi madre se decida dar ese paso, pero sí tengo ese deseo. También quiero, sin duda alguna, tener mi propia casa. Veo que podemos establecernos aquí y vivir más de un año. Pero, al mismo tiempo, de seguro quiero viajar, ver muchos lugares de interés, tanto en el país como fuera de éste. Con suerte, todos vamos a estar con buena salud, tengo varios años de haber abandonado el tabaco y el alcohol completamente, aunque nunca he tenido problema alguno, pero sí, decidí a hacer eso, así que en la familia estamos llevando un estilo de vida saludable.

– Bueno, Stas, estoy segura de que ustedes tendrán éxito en todo. Sabré de eso por sus videos que veo cada semana con gran interés. Les deseo todo lo mejor, ¡ustedes son una familia maravillosa!