Fiesta navideña para niños

El 22 de diciembre, en el Colegio de Médicos y Cirujanos, tuvo lugar la fiesta navideña para niños y que constaba de dos partes. En la primera y junto con adultos participaron en la obra “El mago de la Ciudad Esmeralda” (versión rusa del “Mago de Oz”). La segunda parte de la fiesta se dedicó a los jóvenes talentos que complacieron a la audiencia con canciones, bailes, poemas e incluso anécdotas. Olga Korneykova nos escribió su impresión de la fiesta, cuyo comentario publicamos a continuación:

“Para escribir sobre la fiesta de Navidad en Costa Rica, quiero comenzar con una llamada telefónica ya que una buena noche recibí una por ‘WhatsApp’. Era Elina Igorevna Chulksténa, que nos preguntó si nuestros hijos, Elizaveta Korneykova y Piotr Korneykov, querían participar en el espectáculo navideño “El mago de la Ciudad Esmeralda”, a lo que nuestros hijos consintieron con alegría y los adultos, por supuesto, fuimos felices y los apoyamos en eso. Elina Igorevna también dijo que los niños podían cantar o bailar o crear algún tipo de tanda y actuar fuera de la obra. Piotr decidió contar chistes y Elizaveta recordó que sabía una canción de memoria, lo cual demostró inmediatamente.

Y entonces nuestros ensayos comenzaron de forma remota. Lo que hemos logrado con éxito, recibiendo así un enorme placer de comunicarnos con Elina Igorevna durante este proceso.

Llegó el día de la fiesta navideña. Llegamos a San José, donde ya nos estaba esperando “San Sanych” (Alexander) Lótarev, quien hizo el papel del león en la obra. Nos trajo al lugar de la celebración. Nos mudamos rápidamente y comenzamos el ensayo general. Los compatriotas con niños provenían de diferentes lugares en Costa Rica y se sentía una atmósfera amistosa de la fiesta en el aire. Hubo una impresión de que estábamos en un círculo de personas que se querían y respetaban entre sí y con quienes no nos habíamos visto durante mucho tiempo, aunque en realidad era nuestro primer encuentro en la vida real ya que antes de esta reunión nuestra comunicación era solo por Internet.

La actuación comenzó, y aunque los intérpretes del papel de la niña Ellie y de Totosha nunca se habían visto en sus vidas y se conocieron solo en el escenario, actuaron como si hubieran ensayado juntos muchas veces.  Liza Korneykova, quien hizo el papel de Totosha, ensayó a distancia. La intérprete de Ellie, Sofía Nikoláeva, en mi opinión, es una chica muy despierta e intelectualmente desarrollada. Se sintió en el escenario, como si hubiera nacido allí, ayudó mucho a Elizaveta, sugirió unos “secretitos”, por lo que hay que agradecerla especialmente.

Es imposible no admirar la obra de actores, tanto adultos como niños. Cada personaje fue único. Un hada amable y gentil, interpretada por Inga Chulksténa, regaló zapatos mágicos a Ellie, los que la ayudaron después de la aventura para volver a casa. El papel del Espantapájaros fue realizado por Alisa Averina, quien ya había participado en obras de los niños muchas veces. También muy bueno fue el Leñador de Hierro interpretado por Alexander Murillo, un participante permanente de las obras infantiles. En esta obra, mi hijo Piotr interpretó al soldado que ayudó a Goodwin el Grande y Poderoso. Y en el momento más culminante en el escenario apareció la malvada hechicera Bastinda, cuyo papel fue bellamente interpretado por Elina Chulksténa. Otros participantes adultos también realizaron sus roles de manera excelente. Vladimir Averin en el papel de Goodwin fue único, tanto como Alexander Lótarev en el papel del león. La directora de la obra y la intérprete del papel de la narradora fue Irina Borovik. La maestra de la confección de maravillosos disfraces y de la selección musical fue Elina Chulksténa.

Los ingenieros de sonido fueron Dmitry Ordansky y Martha Rein. Y, además, ¡cómo podemos dejar de mencionar a nuestro Ded Moroz (San Nicolás ruso)! Fue tan verdadero y el mejor, quien felicitó a nuestros niños y adultos por el Año Nuevo y Navidad antes del espectáculo y repartió regalos después de éste. Fue Gunnar Chulkstens.

Al concierto asistieron Alisa y Polina Viches, Vera Atávina, Sofia Nikolaeva, Elizaveta y Piotr Korneykov, Andrey Shubin y sus amigos costarricenses. Pero eso no fue todo. Los organizadores de la fiesta se ocuparon del banquete para los niños. Muchas gracias por una fiesta bien organizada; se sintió que fue hecha con el corazón. ¡Sí, por cierto, la barba y el bigote blancos como la nieve de Ded Moroz eran de verdad!

Con gran gratitud,

Olga Korneykova”

Детский новогодний праздник 2017