Carlos Alvarado, el nuevo presidente de Costa Rica

Elena Polster.

En Costa Rica, el nuevo presidente pronto “montará la guardia”, lo que causa una sincera curiosidad e interés tanto en ciudadanos costarricenses como en extranjeros. En muchos aspectos, éste difiere de los presidentes “ordinarios”, comenzando con la manera de cómo llegó al poder.

En la primera ronda de las elecciones, el 4 de febrero, tal y como se esperaba, ninguno de los candidatos obtuvo el 40% de los votos necesarios, ya que, de acuerdo con las encuestas preliminares, ninguno de ellos gozaba de gran popularidad entre la población. La gente estigmatizó a los grandes partidos tradicionales los que, en el pasado, han tenido éxito constante alternándose en el poder, pero tampoco concedía mucha confianza al Partido Acción Ciudadana, ahora en el poder, todo por la misma razón – la flagrante corrupción.

Así, dos candidatos fueron a una segunda vuelta, con los que nadie contaba en absoluto que fuesen a llegar: Fabricio y Carlos, ambos de apellido Alvarado (pero no parientes). ¡Y aquí si estalló una verdadera pelea! La lucha se dio en plazas públicas, en los medios de comunicación y en las redes sociales, porque Costa Rica es un país pacífico, democrático, y aquí las pasiones nunca se exacerban hasta límites peligrosos. Las opiniones estaban diametralmente divididas. En primer lugar, gracias a la mayor cantidad de votos emitidos en la primera vuelta (24,91%), resultó ganador Fabricio Alvarado, representante del Partido Restauración Nacional, un líder religioso, cantante, predicador evangélico y periodista sin título. La mayoría de la gente de clase baja y sin educación, personas de áreas rurales y residentes urbanos, devotos de iglesias cristianas no católicas, votaron por él, porque creían en su “infalibilidad”, en sus promesas de luchar contra la corrupción y, sobre todo, en su posición por la familia tradicional y en contra de los matrimonios entre personas del mismo sexo (ya que hace poco la Asamblea Legislativa de Costa Rica había decretado que había que acatar la exigencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos). La mayoría de ciudadanos educados se opuso, ya que vio en este caso el peligro de caer el país en oscurantismo religioso, así como la creciente influencia de los mismos viejos funcionarios corruptos conocidos desde hace tiempo, que rápidamente se orientaron y comenzaron a apoyar a un Fabricio inexperto en asuntos estatales. La participación ciudadana en la segunda vuelta fue inusualmente alta: en ese día de Pascua, el 65,7% de los ciudadanos adultos acudieron a votar, ya que las personas se dieron cuenta de la gravedad de la situación.

Como resultado, ganó Carlos Alvarado Quesada; ya que el 60.79% de los votos fue otorgado para este candidato del Partido gobernante, el PAC (Acción Ciudadana).

“Una revolución de crayolas” (al votar se marcaba con una de color anaranjado), así calificadas las elecciones por un usuario de Facebook, Abel Moya, ciudadano de América del Sur. Se sorprendió de que la gente pacíficamente, sin un solo disparo, “le dijo al fundamentalismo ¡NO PASARÁ!”. Ahora, el mismo partido permanece en el poder; esta continuidad creo que debe contribuir al desarrollo estable del país.

Carlos Alvarado Quesada es un hombre joven, de 38 años de edad, un típico costarricense. Nació y vivió en el este de la capital, en el distrito de clase media de Pavas. Tiene un hermano mayor y una hermana menor. Su padre es ingeniero eléctrico que trabajó toda su vida a nivel de jefaturas en grandes empresas, y su madre es ama de casa. Carlos recibió una excelente educación: en la escuela primaria (privada) estudió inglés y en el colegio (también privado) estudió francés. Es un lector inveterado de libros, su escritor favorito es E. Hemingway y después de leerlos, quiso convertirse en escritor él mismo. En la Universidad de Costa Rica se graduó de periodismo y simultáneamente participaba en diferentes bandas de rock ya que canta y toca la guitarra perfectamente. Escribió artículos para el ‘Semanario Universidad’ y para el periódico ‘Ojo’. Escribió tres novelas, una de las cuales recibió el premio “Joven Creación” de la UCR. Después de eso, obtuvo un postgrado en ciencias políticas y también otro en ciencias del desarrollo en en la Universidad de Sussex en el Reino Unido. Como se escribía antes en los formularios soviéticos, es moralmente estable, su esposa es arquitecta y su hijo tiene cuatro años.

Desde sus años de estudiante es una persona políticamente activa. En el 2002, se unió al Partido Acción Ciudadana y entre el 2006 y el 2010, cuando se convirtió en politólogo, trabajó como asesor de los diputados de este partido en la Asamblea Legislativa de Costa Rica y también dirigió la campaña electoral de Ottón Solís, fundador y líder del partido, así como de Luis Guillermo Solís, actualmente Presidente de Costa Rica.

A pesar de su edad, Carlos Alvarado adquirió una considerable experiencia en puestos directivos. A los 31 años encabezó uno de los departamentos de la empresa Procter & Gamble en Panamá, donde en aquellos años trabajaba y vivía su esposa; tres años más tarde se convirtió en presidente ejecutivo del IMAS (organismo estatal a cargo del combate a la pobreza y las ayudas del Estado a la población de escasos recursos), siendo luego nombrado Ministro de Trabajo y Seguridad Social. En estas posiciones, desarrolló con gran éxito nuevos métodos de trabajo; bajo su liderazgo, se crearon mapas sociales especiales que mostraban dónde exactamente viven los pobres y qué es lo que realmente les falta en la vida; por lo tanto, la ayuda estatal se volvió más enfocada y eficiente y el nivel de pobreza en el 2016 disminuyó de 22.3% a 20.5%. Wikipedia

El 26 de abril, el recién elegido presidente de Costa Rica, presentó su nuevo gabinete al país. Con caras radiantes todas las personas nombradas pasaron frente a las cámaras, saludando al joven presidente electo con gran cariño, y estaba claro cuán bien lo trataban todos. A medida que desfilaban, aparte de un breve currículo, se escucharon los nombres de  universidades nacionales y extranjeras, donde los ministros recién nombrados se habían graduado con  doctorados, inclusive, mencionándose además sus  trayectorias en posiciones de gobiernos anteriores, que leía el Presidente, al presentar a todos muy detalladamente, y todo eso ha inspirado la confianza en la gente de que el próximo gobierno será mucho mejor que el anterior y el país dará un paso adelante en su desarrollo. En el gabinete, casi la mitad son miembros del Partido Acción Ciudadano y el resto son representantes de otros partidos. Los observadores señalan que el nuevo gobierno estará fuertemente influenciado por el partido Unidad Social Cristiana, ya que el recién nombrado Ministro de la Presidencia Rodolfo Piza es el representante de este partido de tendencia derechista. También llama la atención el hecho de que 14 ministros son mujeres, y la de Relaciones Exteriores (también es vicepresidenta) ¡es una afrodescendiente! Epsy Campbell, economista y politóloga, en repetidas ocasiones fue diputada en la Asamblea Legislativa de Costa Rica.

El gobierno de Carlos Alvarado tendrá que enfrentar una serie de problemas apremiantes, como el déficit fiscal y la deuda estatal interna, la que alcanzó el 49% del PIB; el crecimiento de la delincuencia, más de 12 homicidios por 100 000 habitantes, de los cuales el 52% a casusa del narcotráfico; la desigualdad social y económica, la pobreza extrema que alcanza el 5.7%, y también una gran brecha entre la ciudad y el campo; una aguda división de opiniones en la sociedad sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo. http://www.bbc.com/mundo

Y, finalmente, recordemos las principales propuestas preelectorales de Carlos Alvarado, que, por supuesto, están directamente relacionadas con los pesados ​​problemas del país antes mencionados.

1 – Para reponer el presupuesto estatal propone transformar el tributo de ventas por un Impuesto al valor agregado, reducir al 1% por año el incremento del total de plazas en sector público y se opone a nuevos pluses salariales, privilegios y beneficios insostenibles.

2 – La política financiera del gobierno de su gobierno buscará que la intervención del Banco Central sea más transparente, el tipo de cambio sea más volátil y las tasas de interés bajen en especial para emprendimientos, pymes y empresas de la economía social.

3 – Para atraer la inversión extranjera, se propone que se deben simplificar trámites, fortalecer la educación pública e incentivar las nuevas tecnologías.

4 – Para mejorar el empleo, plantea un Sistema Nacional de este que vincule a las personas que están buscando trabajo con las necesidades del sector privado en distintas partes del país.

5 – Para el desarrollo de la infraestructura y mejora del transporte, el PAC plantea actualizar los planes maestros de puertos y aeropuertos según lo establecido en el Plan Nacional de Transporte 2011-2035; mejorar la movilidad urbana a través de la construcción de la Circunvalación Norte en diciembre del 2018 y ampliación de la Carretera 32. También prevé la construcción de trenes eléctricos interurbanos para la comunicación entre Alajuela, Heredia, San José y Cartago.

6 – En el campo de ciencias e innovaciones, se mencionan planes para crear una Comisión Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, implementar un programa de apoyo a los emprendimientos tempranos a través de una estrategia de apoyo a la Innovación MIPYME y crear Laboratorios Regionales de Emprendedurismo e Innovación. https://www.elfinancierocr.com/

Sólo queda desear mucho éxito al nuevo presidente de Costa Rica, para lo cual necesitará todo su carisma y el arte de persuasión para consolidar fuerzas, opiniones y posiciones políticas diversas en el gobierno con el fin de implementar estos planes tan importantes.

Se agradece el acceso a la información por parte de la periodista Xiomara Cubero Marín