Puerto Jiménez en el Golfo Dulce

Llegamos a esta ciudad por casualidad, tratando de encontrar el camino hacia el Parque Nacional Corcovado, que se encuentra en la Península de Osa (Zona Sur). Uno puede llegar a este puerto de diferentes maneras. Desde la carretera Costanera N° 34 hay una entrada a la derecha, 35 km después de Palmar Norte, y desde allí hay que recorrer 79 km por una carretera bastante buena. Pero fuimos por el otro lado: primero llegamos a la ciudad de Golfito y allí abordamos una lancha rápida que nos llevó a otro lado del Golfo Dulce en 30 minutos. Las lanchas salen cada dos horas. Honestamente, ¡esta pequeña travesía por mar fue lo que más nos gustó! La embarcación de tamaño mediano puede abarcar alrededor de 50 personas y corre a una velocidad de 35 km por hora. El viento fresco golpea la cara ya que el barco está abierto, como un gran bote, y todos los pasajeros deben ser disciplinados, permanecer en sus asientos. Nuestra amiga, para obtener una imagen espectacular, se subió al escalón más alto, pero rápidamente le pidieron que se bajara de allí porque el borde es bajo y con solo tambalearse un poco, uno puede salir expulsado fuera de borda. La lancha es operada por dos muchachos: uno en el volante y el otro revisando los boletos (el viaje cuesta 3 000); en el camino de regreso se cambian de turno. El mar azul, el cielo azul, los gritos de las gaviotas, la costa verde alejándose paulatinamente de la vista y volviendo a aparecer por el otro lado – toda esta belleza se queda para siempre en la memoria del viajero.

El pueblo de Puerto Jiménez no tiene nada especial. Incluso la playa allí “funciona” solo durante la marea alta, ya que el mar en este lugar es muy poco profundo. Es el puerto más remoto y más meridional del país. La población es de aproximadamente 9 mil personas; hay, como de costumbre, un hospital, la Cruz Roja, varios escuelas y colegios, policía, bancos, restaurantes, hoteles y supermercados. ¡Y hay un aeropuerto allí también! Entonces, quien está con mucha prisa, puede volar allí en el avión de “Nature Air” desde San José en 50 minutos.

En Puerto Jiménez se encuentra la administración del Parque Nacional Corcovado. Nos dijeron que no es fácil para llegar al parque, es necesario disponer de un auto 4 x 4, porque el camino de piedra allá está lleno de huecos, o contratar un taxi por $ 40. El viaje dura 2 horas. También puede ir allí en el autobús, pero, como nos dijeron, solo sale una vez al día a las 6 en punto de la mañana. Pero eso no es todo, es que después de que termine la calle, ¡todavía uno tiene que caminar 7 kilómetros hasta llegar al parque! Y finalmente, para entrar a éste, es necesario contratar un guía ($ 30 por persona), ya que este parque es tan grande y tan peligroso que se puede perder en un instante, y los animales salvajes dejarán de uno solo huesitos. Así que hemos pospuesto la visita al parque hasta tiempos mejores. ¡Pero no está completamente cancelada! La investigación más detallada demostró que es mejor ingresar al Corcovado por el mar desde la Bahía Drake y con un grupo de turistas. Lo consideraremos para la próxima vez.

Puerto Jiménez