1 de mayo, festival de primavera y trabajo

Este año, el 1 de mayo, más de 100 mil personas salieron a las calles de Moscú para celebrar la tradicional fiesta de primavera. “Después de la ‘perestroika’, por muchos años dejamos de celebrar el 1 de mayo, pero desde principios de los años 10-s, la gente de nuevo comenzó a salir a las plazas en este día de primavera, y estoy muy feliz de que no olvidamos nuestras buenas viejas tradiciones” – dice un joven en la Plaza Roja de Moscú. https://ria.ru/society/20180501/1519726018.html

En la época soviética, la fiesta se llamaba “Día de la Solidaridad Internacional de los Trabajadores”. La mayoría de nosotros recordamos el ruido y el resplandecer de aquellas grandes manifestaciones bajo el lema “Adelante, a la victoria del comunismo”, acompañadas con la “Marcha de los entusiastas”, “Al camino, al camino” y “Moscú en mayo,” un mar de banderas rojas ‘volando’ por los cielos, un bosque de ramas de abedul cubiertas con primeras hojitas verdes y decoradas con flores de papel, bajo los penetrantes sonidos de los pitos “uidi uidi” y el dulce sabor de los gallitos de azúcar en palito. Cuando era niña, siempre iba con mi abuela a ver la manifestación, y ya adulta, pasé un par de veces por la Plaza Roja en una columna con compañeros de trabajo.

En 1992, la celebración pasó a llamarse “Festival de primavera y trabajo”. Se entendía que esto fue solo un día de primavera, cuando es el tiempo de plantar huertos en la casa de campo, y en la noche, asar carne en el jardín. Sin embargo, con el tiempo, la manifestación del Primero de Mayo adquirió un significado muy serio y, más bien, original. Ya que por primera vez la gente salió a la plaza con pancartas en Chicago en 1886, exigiendo el establecimiento de una jornada laboral de 8 horas, por la cual fue cruelmente castigada. En la nueva Rusia, donde reina el capitalismo, los sindicatos lideran a las masas en la plaza con el mismo objetivo: exigir mejores condiciones de trabajo. “El trabajo es la única condición para el desarrollo”; “No al aumento de la edad de jubilación”; “Por condiciones seguras de trabajo”; “Con los sindicatos fuertes, Rusia es fuerte”; “Nuestro poder está en la unión”; “Por la paz y la prosperidad”; “Por aumento de los salarios”; “Por nuevos puestos de trabajo” – esas fueran las consignas que se escucharon en este año no sólo en la Plaza Roja de Moscú, sino también en muchas otras ciudades del país, que en los últimos años también se han unido a la nueva (que es vieja, pero no olvidada) tradición. Es cierto, nadie los castigó por esto.

Además de la “principal” manifestación, en diferentes zonas de la capital surgieron otras acciones “especiales”: el “Partido Comunista de la Federación Rusa” realizó su propia marcha y concentración, bajo el lema tradicional de “¡Paz! ¡Trabajo! ¡Mayo!”, “Gloria al hombre de trabajo!”, “Doctrina de Marx es omnipotente, ¡porque es verdadera!”. El “Partido Liberal Democrático de Rusia” reunió a sus partidarios en la Plaza Púshkin y el “Rusia Justa” se asentó en el parque “Krasnaya Presnya”. “Otra Rusia” y “Bloque de izquierda” se unieron a una manifestación en la plaza Krasnopresnenskaya Zastava. Los activistas del “Frente Izquierdo” organizaron la “Marcha Social”, que comenzó en la Plaza Kaluzhskaya. Salieron a la procesión bajo los lemas “¡Socialismo en lugar de Putin!”; “¡Rusia sin Putin y sin oligarcas!”, “¡Nuestro futuro es el socialismo!”, “¡El capitalismo es muerte y guerra!”

https://www.svoboda.org/a/29200731.html

Por la noche, se organizaron fiestas populares, presentaciones artísticas, ferias y muchas actividades de entretenimiento en todas partes. En general, según las estimaciones de la Federación de Sindicatos Independientes, el número total de participantes en el país era de más de 2,7 millones de personas.