Acuerdo sobre las Islas Kuriles entre Rusia y Japón

El 15 de diciembre, el presidente de la Federación Rusa V.V. Putin fue a Japón con una visita oficial de dos días, donde se reunió con el primer ministro, Shinzo Abe. Esta tan esperada visita se estaba preparando durante los últimos dos años, pero sólo ahora se crearon condiciones internacionales favorables para la negociación. Primero, las sesiones se celebraron en Nagato, ciudad natal de Abe, y a continuación, en Tokio. Como resultado de horas de trabajo en conjunto, se ha escrito y aprobado el texto del acuerdo de beneficio mutuo, sobre las Islas Kuriles. A continuación, los dos jefes pasaron a una larga reunión a puerta cerrada, hasta las altas horas de la noche, para hablar sobre un futuro tratado de paz entre los dos países. Aunque la Segunda Guerra Mundial ha terminado hace muchos años, sin embargo, entre Rusia y Japón, por extraño que parezca, el tratado de paz aún no está bien formalizado. Sin embargo, la elaboración de este documento, obviamente, requiere de un proceso preparatorio más largo. Lo principal es que las ambas partes en la actualidad están dispuestas positivamente. https://rg.ru/2016/12/15/

Las Islas Kuriles, el número total de los cuales cuenta con 56, se extienden en cadena a lo largo de 1 200 km entre la Isla Japonés de Hokkaido y la Península Rusa de Kamchatka. De ellas, sólo cuatro islas más grandes, Paramushir, Iturup, Kunashir y Shikotán, están habitadas. Históricamente, Rusia y Japón, a partir del siglo 17, han luchado por estas islas con éxito variado. Después del año 1905, Japón se apoderó no sólo de las Kuriles, sino también de una parte de Sajalín. Durante la Segunda Guerra Mundial, Japón, junto con la Alemania nazi, fue derrotado y firmó la capitulación, y en 1951, en San Francisco, fue firmado el tratado de paz entre los países de la coalición antinazi y Japón, en virtud del cual Japón “renuncia a todos los derechos, títulos y reivindicaciones sobre las Islas Kuriles”. El tratado oficialmente finalizó la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, los representantes de la Unión Soviética, Checoslovaquia y Polonia, los que participaron en la conferencia, se negaron a firmar, porque a la conferencia no invitaron a los representantes de la República Popular de China. Wikipedia

Las Islas Kuriles, por su posición geográfica, tienen un gran valor estratégico. En los años de existencia de la Unión Soviética, allí se construyeron unas bases militares. En la actualidad, se inició su restauración y modernización. Japón, a partir de la década de los 50 del siglo pasado, exige la devolución de las cuatro islas del sur, a las que Rusia considera su legítimo territorio, y esta cuestión durante muchos años fue la causa de las tensiones entre los dos países. Rusia explica su postura firme también con que, en el caso del traspaso de las islas a Japón, allí seguramente se construyen las bases militares de los Estados Unidos.

Recientemente, sin embargo, la posición de Japón cedió un poco y el país vecino estuvo de acuerdo a comenzar las negociaciones. Aunque el texto del acuerdo se ha preparado por los expertos de antemano durante varias semanas, Putin y Abe al encontrarse, no estaban satisfechos y tuvieron que sentarse a negociar y durante 40 minutos volver a escribir el acuerdo a mano. Ambos mandatarios trataron de encontrar una solución, en la que ninguna de las partes se sienta vencida, ni perdedora. Y el resultado fue en plena conformidad con los intereses de Rusia. Lo primero, con que Japón estuvo de acuerdo, es que todas las Islas Kuriles siguen siendo el territorio de la soberanía rusa. Y, lo más importante, las partes acordaron sobre las actividades económicas en conjunto en las islas. Entre ellos, la pesca, el turismo, la medicina y la ecología. Las actividades se realizarán en base a la legislación rusa. http://kapital-rus.ru/articles/

“Japón entra en el tres de los países con la economía más fuerte, – escribe el observador del ‘x-true.info’. – Necesita desarrollar su potencial en algún lugar, ya que el país funciona de forma proactiva. Japón es capaz de adelantar la competencia aún más si se le dote de recursos suficientes. Estos recursos tenemos nosotros. Debido a la devaluación del rublo, es posible ahora mover la producción a Rusia: el coste de fabricación es inferior a la de China. El promedio de salario mensual en Rusia en su equivalente en dólares, según los datos de ‘Rosstat’, es alrededor de $500. Los datos oficiales sobre el promedio de salarios en China están alrededor de $700. Es por eso que ahora somos un partido más rentable para la cooperación, que para nosotros también es una ventaja, ya que aparecen lugares de trabajo. Además, es probable que se creen nuevos proyectos que puedan influenciar fuertemente el equilibrio de poder en el mundo. Putin ya habló de la aplicación de más de 300 proyectos de inversión. El Primer Ministro de Japón, Shinzo Abe, ya había propuesto a Vladimir Putin pensar en la cooperación de las economías de los dos países y llamó a iniciar una nueva era en las relaciones interestatales”. http://x-true.info/48634